Por qué es necesaria la inclusión financiera

Por qué es necesaria la inclusión financiera

Publicado el 3 de octubre de 2017 en Informes de prensa

La inclusión financiera es una necesidad urgente en toda sociedad moderna.

Desde las Naciones Unidas y un amplio abanico de instituciones se insiste en la obligación de garantizar el acceso, la posibilidad de utilización y la buena calidad de los servicios financieros. La bancarización inclusiva, que acerca a millones de familias de bajos ingresos a una cuenta y servicios financieros básicos, es una de las fórmulas más elegidas por Estados de la región para ampliar el alcance de estos derechos. La tesis es que la inclusión financiera genera desarrollo económico y social, al promover el ahorro, ampliar el acceso al crédito y reducir el impacto de la usura, que suele arraigarse desde la marginalidad.

Las acciones se multiplican, pero no son suficientes. Según The Global Findex, del Banco Mundial, existe una brecha financiera todavía muy evidente. Por ejemplo, en todo el mundo, el 55% de los hombres tiene una cuenta bancaria en una institución formal, cifra que cae al 47% de las mujeres. En países en vías de desarrollo, una persona con una educación terciaria tiene el doble de posibilidades de acceder una cuenta bancaria o tarjeta de crédito. En América latina, según el mismo índice, casi la mitad (49%) de las personas no estaban bancarizadas en 2014. El mismo año, según la consultora D´Alessio IROL, el problema afectaba a 9 millones de personas.

La inclusión financiera iguala derechos y se traduce en mayor inclusión social. Pero generar una ´ciudadanía financiera´ en la Argentina y el mundo es una tarea de todos. El Estado, comenzando por el Banco Central, debe regular el mercado para garantizar el acceso que tienen las personas y las empresas a una variedad de productos y servicios financieros útiles y asequibles que satisfagan sus necesidades y que sea prestados de una manera responsable y sostenible.

Pero también es el sector privado el que debe educar y derramar los conocimientos, técnicas y habilidades financieras. Ya sean grandes empresas o PyMEs; tengan a otras compañías como clientes o se dirijan a consumidores finales, todas deben aportar a la expansión de los servicios financieros. Desde nuestra compañía, por ejemplo, lanzamos hace tres años Multitaskers, un sitio de noticias para PyMEes con consejos e historias sobre el día a día de la gestión de la empresa, con la profesionalización como visión.

En tiempos donde lentamente comienzan a surgir nuevas empresas, con emprendedores que dan sus primeros pasos y empresas que se expanden, es esencial ampliar las capacidades financieras en todos los procesos de innovación. Más allá de los medios de pago y el financiamiento, se trata de identificar las necesidades y ayudar a las cadenas productivas; a entender cómo la tecnología puede permitir gestionar los recursos en forma más eficiente; a escuchar las necesidades de clientes y proveedores para incluirlos en una estrategia de educación financiera común. Se trata, en definitiva, de incluir y educar para el desarrollo del país. VP y Gerente General de American Express COMMERCIAL PAYMENTS

Las acciones se multiplican, pero no son suficientes. En todo el mundo, el 55% de los hombres tiene una cuenta bancaria, cifra que cae al 47% entre las mujeres.