Matices de la opinión pública: la mirada de los cordobeses y de los bonaerenses

Matices de la opinión pública: la mirada de los cordobeses y de los bonaerenses

Publicado el 27 de septiembre de 2019 en Informes de prensa

El 83% de los consultados coincide en que el andar económico de la Argentina está peor o mucho peor que en 2018.

Sergio Berensztein

Según los datos del último Monitor de Humor Social y Político que realizamos mensualmente junto a D´Alessio- Irol, luego de los resultados de las PASO, se registra un cambio de rumbo respecto a la situación económica actual, con mayor predominio de visiones desfavorables por parte del electorado en su totalidad, aunque se mantiene el optimismo respecto del futuro.Sin embargo, se observan matices dentro de la opinión pública no solo en cuanto a qué lado de la grieta se encuentre el consultado sino, también, en dónde reside. Nos concentraremos en las dos provincias más importantes del país, Buenos Aires y Córdoba, que en conjunto representan casi el 46% del electorado nacional.

Así, al preguntar acerca de la situación económica del país, respecto del año pasado, el 83% de los consultados coincide en que está peor o mucho peor, contra apenas un 15% que opina lo contrario. (Datos correspondientes a la medición de agosto realizada en forma online a 910 encuestados, mayores de 18 años, de todo el país). La visión de los que habitan en la provincia de Buenos Aires se asemeja a la del total nacional: el 84% de los bonaerenses expresa que está peor contra el 14% que dice que está mejor que en 2018. (Datos correspondientes a la medición de agosto realizada en forma online a 337 encuestados residentes en la provincia de Buenos Aires, mayores de 18 años). Pero Las críticas al presente económico se suavizan para los que residen en la provincia de Córdoba: para 8 de cada 10 cordobeses la situación del país empeoró respecto del año anterior, vs el 18% que dice que mejoró. (Datos pertenecientes a la medición de agosto realizada en forma online a 322 encuestados que residen en la provincia de Córdoba, mayores de 18 años).

Tanto bonaerenses como cordobeses han incrementado su valoración negativa de la situación económica del país después del 11 de agosto: los primeros pasan del 69% en julio al 84% en esta medición, asemejándose nuevamente a los porcentajes del total país, en tanto que el salto más abrupto está reservado a los cordobeses y asciende a 20 puntos porcentuales respecto de la medición de julio, pasando de 60 a 80% los que ven que el país está peor que el año anterior, cortando con la tendencia optimista registrada a partir de mayo de 2019.

En cuanto a las expectativas económicas del país dentro de un año, la mayoría se muestra esperanzada, ya que el 53% cree que mejorará contra el 36% que opina que estará peor. Nuevamente se observa una leve diferencia de percepciones y aunque los bonaerenses replican los valores registrados a nivel nacional (52% y 35%, respectivamente), esta vez son los cordobeses los que superan al resto de los encuestados respecto de su valoración negativa: para el 39% estarán peor en 2020, aunque sigue predominando aún la visión optimista para el 53%.

En general, si rastreamos las respuestas desde marzo de 2018, en todas las mediciones las expectativas son mayoritarias en los cordobeses, salvo en octubre de 2018 cuando declina su optimismo respecto del futuro económico del país. Sin embargo, en esta medición la brutalidad de la crisis actual arrasó con el optimismo cordobés, que descendió 11 puntos porcentuales, de 64% al 53%. En cuanto a los bonaerenses, son históricamente más pesimistas y su visión se asemeja a la del resto de las demás provincias, cuando recién en mayo de 2019 revierten la tendencia desfavorable, pero en la última medición son los que más incrementaron sus expectativas económicas, pasando de 50 a 52%.

En sintonía con el cambio de tendencia en la valoración de la situación económica actual, la imagen del gobierno sufre una recaída a nivel nacional, logrando la aprobación solamente del 29%, valor que coincide con el de los bonaerenses. En cuanto a los cordobeses, la evaluación positiva de la gestión del presidente Macri aumenta al 39%, aunque sufre una abrupta caída de 10 puntos porcentuales respecto de la medición antes de las PASO, retornando a un valor similar al de mayo de este año.

Otra víctima del duro golpe de las PASO fue la valoración de la imagen positiva del presidente Macri, que registró un retroceso pronunciado de 6 puntos porcentuales, pasando de 43 a 37%, cifras que lo regresan a mayo. En cuanto a su imagen negativa, aumentó del 52 al 57%, 5 puntos porcentuales. Al igual que en las otras variables analizadas, la mirada de los bonaerenses se asemeja a la del promedio nacional, y es levemente más crítica, donde la imagen negativa del presidente es del 59% y la positiva del 36%, manteniendo el balance negativo de imagen desde marzo de 2018. En cambio, si el lugar de residencia de los encuestados es la provincia de Córdoba, la mirada se positiviza y siempre fue mayoritaria, a excepción del mes de abril pasado cuando registró su valor más bajo desde marzo de 2018: 41%. Pero, pese a que en esta medición sigue teniendo un balance positivo de imagen, con una imagen positiva del 49% y una negativa del 43%, y a la victoria en la provincia de Córdoba del candidato a presidente de Juntos por el Cambio, su imagen positiva desciende 7 puntos porcentuales respecto de julio.

Pero ¿cómo valoran los cordobeses y los bonaerenses a los principales referentes de los frentes que se presentarán el 27 de octubre? ¿Se mantienen las posiciones del ranking a nivel nacional?

En cuanto al top 5 del ranking de imagen positiva a nivel nacional,es liderado por Roberto Lavagna, candidato a presidente por Consenso Federal, con 51% y único con balance positivo de imagen, relegando al segundo puesto a la gobernadora María Eugenia Vidal, hasta el momento la política con mejor imagen del país, quien obtiene 47%. En el tercer puesto aparece Alberto Fernández, a sólo un punto, a quien siguen el jefe de gobierno de la CABA, Horacio Rodríguez Larreta, con 44% y el candidato a senador nacional, Martín Lousteau, quien comparte el quinto puesto con Axel Kicillof, ambos con 43%.

En general, la valoración positiva de los bonaerenses es superior a la registrada a nivel nacional en el caso de los principales candidatos del Frente de Todos.Los bonaerenses mantienen en el primer puesto a Lavagna, aunque con una imagen positiva del 51%, dos puntos por encima de la que obtuvo a nivel del total país. El segundo lugarespara el candidato a presidente más votado en las PASO, Alberto Fernández, que pasa de 46% a nivel nacional a 49%. El tercer puesto, para el aspirante a la gobernación de la provincia, Axel Kicillof, que escala dos posiciones, pasando del 43% a nivel nacional al 47% a nivel de la provincia de Buenos Aires. El cuarto y quinto puesto son para candidatos de Juntos por el Cambio que aspiran a la reelección: Vidal y Rodríguez Larreta, con 45 y 44 %, respectivamente. Pero mientras la gobernadora pierde dos puntos porcentuales obtenidos a nivel nacional, el jefe de gobierno de la CABA mantiene su valoración positiva en 44%.

Si se trata de la provincia de Córdoba, el ranking sufre varias modificaciones: los funcionarios del gobierno nacional y los principales candidatos de la coalición Juntos por el Cambio no solo son valorados positivamente, sino que los porcentajes de imagen positiva se elevan significativamente por sobre el promedio del total país. Así, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires continúa liderando el ranking de imagen positiva, pasando de 47% a nivel nacional al 62% en la evaluación de agosto para La Docta. Es seguida por Rodríguez Larreta, que crece 7 puntos porcentuales respecto de su imagen a nivel nacional, obteniendo 51% de valoración positiva para los cordobeses. El tercer puesto es para el presidente Macri, con 49%, aunque en el total país su imagen positiva es de sólo el 37%. Recién en el cuarto puesto aparece Lavagna, con 45%y cierra el top 5 otro candidato del oficialismo, Lousteau, con 44%, con un valor similar al obtenido a nivel nacional.

Sin embargo, la mirada se endurece cuando los cordobeses tienen que evaluar a los candidatos del Frente de Todos y las opiniones positivas se derrumban si las comparamos con las obtenidas para el resto de las provincias: Alberto Fernández es el más valorado con el 31% de las menciones, seguido por Axel Kicillof, con 24% y Pino Solanas, con 21%. Recordemos que a nivel nacional medían 46%, 43% y 33%, respectivamente. En cuando a la imagen positiva de la candidata a la vicepresidencia por el Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, mantiene el porcentaje en 19% desde la medición anterior, aunque a nivel nacional mide 35%. Esto se explica por el antikirchnerismo cordobés, que se origina básicamente en el impacto de la crisis del campo por las retenciones múltiples a las exportaciones y en los intentos desde el gobierno kirchnerista de condicionar al gobierno provincial retaceándoles los fondos que le correspondían, como castigo porque el peronismo cordobés no se alineaba completamente al kirchnerismo. Este sentimiento alcanza a cualquier fuerza o candidato que se oponga al kirchnerismo, en su momento fue Cambiemos, con Macri.

Por este motivo, no sorprende las constantes visitas a Córdoba tanto por el presidente Macri, como por su principal competidor, Fernández: el primero buscará repetir su performance en el ballotage en 2015, cercana al 72%, que le allanó el camino a la presidencia y el segundo, intentará socavar aún más la desgastada imagen del presidente y pulir su imagen moderada y conciliadora para atraer a los desencantados de la gestión del gobierno nacional. En el mientras tanto, el gobernador Schiaretti intenta mantenerse ajeno a la contienda presidencial y atravesarla como un equilibrista, sin caer hacia ninguno de los lados.

Las expectativas económicas positivas no escapan a la regla general: la idea de cambio renueva la esperanza y produce un aire de bienestar. Al margen de quien resulte ganador en octubre, más allá de que las cartas parecen estar echadas, el próximo gobierno deberá tener un diagnostico acertado de la crisis actual y ser asertivo en la medicina. Llegado el momento las expectativas positivas deberán ser sustentadas en hechos y acciones concretas que iluminen un camino de salida de la crisis y, eventualmente, progresivo desarrollo.

Publicado en TN el 21/09/19.