Los empresarios no prevén turbulencias hasta octubre y mejoran sus expectativas

Los empresarios no prevén turbulencias hasta octubre y mejoran sus expectativas

Publicado el 2 de agosto de 2019 en Informes de prensa

Los empresarios no están esperando turbulencias”. Así se explica el optimismo que manifestaron, en medio de un proceso electoral, los consultados en la Encuesta Expectativa de Ejecutivos IDEA que D’Alessio IROL realiza periódicamente para IDEA, presentada hoy.

Según el informe, al 55% de los 212 empresarios consultados el primer semestre de este año les fue mejor que el anterior y solo el 14% considera que está peor. La perspectiva mejora a futuro: el 78% cree que próximo semestre lo encontrará en mejores condiciones ayudado por la estabilidad cambiaria, entre otros factores.

Pese al agitado momento político y económico, los hombres y mujeres de negocios anticipan un período de relativa estabilidad e incluso de mejora en la mayoría de los ítems sondeados. Tanto respecto del dólar, como de las tasas de interés y el riesgo país, los ejecutivos creen que se mantendrán estables hasta octubre o que habrá solo pequeñas oscilaciones, incluso cuando quedan por atravesar las elecciones primarias. En el caso del dólar, esa opinión es la del 83% de los consultados; en el caso de las tasas, del 60% y en el del riesgo país, del 59%.

“El andamiaje y la infraestructura que tiene el Gobierno es entendida por los empresarios como suficiente para mantener la calma al menos hasta octubre”, sostuvo el economista Luis Secco, que estuvo junto a Eduardo D’Alessio en la presentación del informe, que cubre el período mayo-octubre de 2019.

El 43% de los consultados consideró que las exportaciones aumentarán y el 46%, que se mantendrán estables. Respecto de la inversión, el 47% anticipó que aumentará dentro de su empresa y el 37%, que no se modificará. “Esto es muy bueno que suceda porque la inversión está en un piso histórico, en torno al 13,5% del PBI, cuando en el mundo se ubica alrededor del 25%. En un clima más positivo, debería reaccionar”, sostuvo Secco. La inversión estimada para 2019 como porcentaje de la facturación se ubicó en un promedio de 13%, exactamente igual que en la medición anterior, para el período noviembre-abril de 2019.

Respecto de las ventas, el 70% de los socios consultados de IDEA consideró que aumentará en los próximos 12 meses. “Esa es la madre de todas las batallas”, dijo D’Alessio. “Tiene que ver con el humor general. Cuando un empresario ve que va a vender, le genera un optimismo y un buen humor que se vuelca al resto de las cosas”, completó.

Con relación al empleo, el 39% anticipó que aumentará su dotación de personal y solo el 16% cree que se disminuirá. Según explicaron los especialistas, esto se relaciona también con una situación de “desempleo estructural” dentro de las empresas, sobre todo las de servicios: el 80% tienen puestos sin cubrir por dificultades para conseguir los perfiles que buscan.

Tanto en empresas pequeñas como grandes, el 40% de los ejecutivos consideró que aumentará su rentabilidad, mientras que el 22% anticipó que disminuirá. En comparación con las expectativas medidas en la encuesta anterior, hubo un cambio de signo: antes había una mayoría que anticipaba pérdida de rentabilidad.

Con respecto a las expectativas y tomando como referencia un índice que va de 0 (“mucho peor”) a 100 (“mucho mejor”), el promedio de la visión de los hombres de negocios fue de 70 y se ubicó entre los más altos de los últimos 11 años. Después de la frustración de 2018, los ejecutivos aprendieron la lección y moderaron las expectativas para el primer semestre de 2019 y la realidad les respondió favorablemente. Las expectativas para la primera parte de este año se ubicaron en 58 y la evaluación del período, revelada hoy, estuvo tres puntos por encima: en 61.

Demandas y preocupaciones
Los hombres y mujeres de negocios señalaron como principal factor para aumentar la competitividad del país y “tema urgente a mejorar” la reforma impositiva. “Esto tiene características de clamor -dijo D’Alessio-. Dos de cada tres empresarios dicen que no da para más este sistema de acumulación de impuestos que recae sobre el sector formal”. Los empresarios también señalaron como prioritaria la reforma laboral y la baja de inflación.

Al mismo tiempo que señalaron la presión tributaria como su principal preocupación, empresarios apuntaron al déficit fiscal como el origen fundamental de los problemas actuales de la Argentina. “¿Cómo se reconcilia esto?”, preguntaron los expertos. “¿Cómo bajar los impuestos, dar bienes públicos como justicia, educación, seguridad, que también creen que son cosas a mejorar del país y reducir al mismo tiempo el gasto? Una solución posible sería agrandar la economía, pero parece complicado”, sostuvieron.

 

Publicado por La Nación el 02/08/19